G-20 NO APOYA


Obama reconoce que no sabe con certeza si Al-Assad usó armas químicas

Rusia.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció en rueda de prensa con medios internacionales, desde Rusia, que no puede afirmar que el presidente de Siria, Bashar Al-Assad, usó armas químicas contra su pueblo y que esta supuesta acción no es una amenaza real para su país.

Obama“No puedo, honestamente, decir que Assad usó estas armas químicas en niños civiles e inocentes y que esto es una amenaza directamente para los Estados Unidos”, dijo el mandatario.

También, reconoció que no cuenta con el respaldo de la comunidad internacional ante una posible agresión militar contra Siria, pero insistió en la necesidad de hacer cumplir la norma internacional sobre la prohibición de uso de armas químicas.

“Ahora la comunidad internacional se voltea, cuando decidimos que debemos tener algún tipo de responsabilidad, dicen: no deberían, no estamos seguros” refirió.

Obama expresó que se plantea una “acción militar limitada en tiempo y en objetivos, que reduciría la capacidad de Assad de usar armas químicas”.

Admitiendo que la medida no es popular en su país, Obama recordó que en la segunda Guerra Mundial, el bombardeo estadounidense sobre Lodres (Gran Bretaña), tampoco fue una medida popular, dejando entrever que EE. UU. Va agredir a Sria.

Reiteró que su meta es mantener el respeto a las normas internacionales que prohíben el uso de armas químicas con acciones definitivas.

Sobre su conversación con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, expresó que no espera estar de acuerdo con el líder ruso, quien mantiene una posición de firme rechazo ante las supuestas pruebas presentadas por EEUU sobre la vinculación del Presidente de Siria con el uso de armas químicas.

“Lo que le dije (a Putin) fue: nosotros estamos de acuerdo en que ese conflicto solo se puede resolver a través de una transición política”, afirmó Obama.

Acotó que continuará buscando en el Congreso de su país el mayor apoyo posible para una acción militar en el país árabe, aunque países como Rusia, consideran esta acción política una violación a los acuerdos internacionales de la ONU.