La delincuencia tiene de rodillas a la policía


Los ciudadanos han comenzado a preocuparse ante el auge de la delincuencia y la poca seguridad que ofrece la institución del orden público a los ciudadanos y ciudadanas a lo largo y ancho de toda la Región Enriquillo

Benny Rodríguez

Barahona.- No pasa un solo día sin que en esta ciudad se produzca alguna acción vandálica que ponga en riesgo la seguridad y la propia vida de los habitantes de este municipio, situación que genera preocupación entre los habitantes de esta ciudad y la región, que tienen temor de estar fuera de sus hogares más allá de las seis de la tarde.

colax3La delincuencia no respeta rango, clase ni status social, al menos es lo que dejan evidenciado los últimos hechos delincuenciales que se han producido durante el mes de agosto y que ha prendido las alarmas de los ciudadanos y de las propias autoridades que observan como este fenómeno social se incrementa cada día.

Líderes barriales consultados sobre el particular afirman que el problema de la violencia no se resuelve única y exclusivamente con acciones coercitivas ni con la presencia de más guardias y policías en las calles de la ciudad, sino que sostienen que el problema de la delincuencia es un problema social serio que debe ser atendido de manera estructural e integrar.

La tapa al pomo

La tapa al pomo se la han puesto los últimos hechos delincuenciales acaecidos en esta ciudad, lo cuales han prendido las alarmas de la ciudadanía que requiere de una mayor inversión en la seguridad para evitar las acciones delincuenciales que afecta a los ciudadanos.

La madrugada del domingo 18 de agosto la casa del coronel Vicente Mota Medina, jefe de la Quinta Brigada de Infantería del Ejército Nacional, con asiento en Barahona, fue asaltada por desconocidos, quienes amordazaron al sargento Rosario Pérez, le llevaron la escopeta, un inversor y cuatro baterías.

También, ese mismo día, el comerciante Elis Rivas Pimentel, de 32 años, fue herido de gravedad cuando llegaba a su casa, ubicada en la calle Donante con Francisco Vásquez, próximo al sector de Las Flores, a quien tuvieron que intervenir de urgencia quirúrgicamente en un centro de salud de la Capital.

Ese mismo mes, a prima noche del martes 20, Lorena Cuevas, resultó herida de bala en la pierna derecha que le peligró el fémur en un intento de atraco por desconocidos cuando junto a un amigo identificado como Eime, quien resultó herido de bala en los glúteos, estaba sentado frente a su casa, ubicada en la calle Jaime Mota 202, frente a la parroquia Cristo Rey, del sector de Savica.

En tanto que a las 8 de la noche del pasado sábado 24 de agosto, la joven Indira Féliz Canario, de 23 años, fue herida de bala por desconocidos en el sector El Cacique, del barrio Palmarito, al final de la calle Uruguay, por lo que tuvo que ser operada en un centro de la Capital, porque la bala que los desalmados dispararon contra ella le peligró el fémur.

Reclaman firmeza

A la llegada del antiguo vocero de la policía, en la gestión José Armando Polanco Gómez, el general Máximo Báez Aybar, como Director Regional Sur, en sustitución del coronel Julio César Lorenzo Pulinario, los hechos delincuenciales se dispararon y con ello los reclamos de los ciudadanos exigiendo mayor vigilancia y seguridad de parte de la institución del orden.

La ciudadanía está más que preocupada por la “gran” cantidad de hechos delictivos que se producen a diario, sin respetar horarios ni lugar, afirma el doctor Moneidy Gómez Pérez, presidente de la Comisión Provincial de los Derechos Humanos.

Igual preocupación muestra el periodista y abogado José Cornielle, presidente del Frente de Profesionales del barrio Palmarito, quien dijo que ese flagelo crece como la verdolaga, sin que hayan muestras fehacientes de que la delincuencia va a resolverse.

Ambos son de opinión que la disposición de las autoridades de enviar más guardias y policías a las calles para reforzar la seguridad de los ciudadanos, proteger vidas y propiedades, no ha tenido el resultado esperado, por lo que, la gran cantidad de robos y saltos que se producen cada día así lo evidencian.

Un residente del sector La Playa, que rehusó identificarse, dijo que esos hechos demuestran que se trata de un desafío de la delincuencia a las autoridades que no respeta a nada ni a nadie “porque si son capaces de asaltar la casa del jefe del Ejército que nos deja a los ciudadanos comunes”.

Residentes en Camboya, Palmarito, Savica, La Playa, Pueblo Nuevo, Baitoíta, Enriquillo, Alto Velo, Villa Estela, Villa Central, entre otros sectores, cuestionan que la presencia del Ejército Nacional solo se observan a la entrada de algunos barrios y en el centro del pueblo, mientras la población esta desprotegida en los sectores, foco de acciones delincuenciales por parte de los antisociales.